ÍNDICE DE ENTRADAS >> Esté al tanto de los últimas posts publicados en nuestra web o localize publicaciones de fechas anteriores.


Responsabilidad Social en la empresa: hay que integrarla en la estrategia

Para que la RSE sea realmente un instrumento eficaz vinculado a la empresa, sus operaciones y sus resultados, debemos articular la RSE en la estrategia del negocio.

Esto suele llevarse a cabo a través del diseño e implementación de un Plan Director de Responsabilidad Social Empresarial, entorno al cual operarán todas las políticas y acciones de Responsabilidad Social que se lleven a cabo, garantizando así su congruencia, tanto entre ellas, como con la propia estrategia de la empresa.

Para llevarlo a cabo podríamos seguir estos pasos

1.Diagnóstico. Es preciso obtener información válida de la situación actual de la empresa en los distintos ámbitos de interés de la Responsabilidad Social, agrupándolos en torno a los siguientes aspectos:

               - Relaciones laborales

               - Relaciones mercantiles

               - Relaciones con la competencia

               - Entorno.

2.Definir objetivos del Plan: Identificación de los principales desafíos a los que se enfrenta la organización y los compromisos adquiridos para dar respuesta a los mismos. Suelen poderse recoger en los siguientes grupos:

               • Preservar el patrimonio ambiental y cultural.

               • Fortalecer el orgullo de pertenencia.

               • Incrementar el valor de la empresa para los ciudadanos.

               • Reforzar el comportamiento ético y la transparencia.

               • Potenciar la relación y el diálogo con los grupos de interés.

3. Definición del Plan Director de RSE: Tras la identificación realizada en el Diagnóstico se debe desplegar un proceso interno de definición y diseño de las líneas estratégicas de actuación, así como los planes concretos de acción en cada área identificada, estableciendo prioridades, responsables y plazos:

  • Adhesión a compromisos voluntarios y compromisos sectoriales, con implantación y seguimiento de sus principios. Ejemplos de estos compromisos son, entre otros: Global Compact (Pacto Mundial), Charter de la Diversidad o campaña Ropa Limpia.
  • Implantación de políticas y acciones de Responsabilidad Social y aplicación de sistemas de transparencia e información a las partes interesadas, ejemplo fundamental es la elaboración de Memorias de Sostenibilidad conforme las directrices GRI (Global Reporting Initiative), o Memoria de Responsabilidad Social verificable según la norma AA 1000.La propia estructura e información solicitada por las Memorias conlleva el despliegue e implantación de políticas y acciones de RSE, su evaluación y mejora.
  • Sistemas de gestión para asignar responsabilidades, articular órganos de coordinación y decisión y establecer indicadores para la evaluación de resultados (Comité de RSE y Cuadro de Mando). Modelos Certificables, incorporación en la gestión de normas RSE, para la implantación y certificación en diversos ámbitos de la Responsabilidad Social, como pueden ser SA 8000, SGE 21 o la Guía ISO 26000.
  • Información: El Plan Estratégico y sus líneas de actuación requieren de la información por parte de todas las partes implicadas, tanto internas como externas (p.ej. implicación de suministradoras en compromisos por las condiciones laborales en países en desarrollo).
  • Comunicación: Aunque denominado en último lugar, desde el inicio del proyecto, incluso en el propio proceso de Diagnóstico, deberían establecerse las condiciones y requisitos de comunicación interna y externa al respecto, identificando hitos y resultados comunicables, las interlocuciones más adecuadas, medios y mensajes al efecto, a fin de prever el propio proceso de comunicación como parte integrante de las distintas acciones .

4. Ejecución y seguimiento: El propio Plan Estratégico, a lo largo de su despliegue, contendrá hitos de verificación e indicadores de desempeño, para los cuales debe establecerse responsabilidades y medios de medición y seguimiento y, cuando proceda, de corrección.

Esta integración de la RSE en la estrategia de la empresa nos ofrecerá la posibilidad de alcanzar los siguientes beneficios:

-  Refuerza la importancia del liderazgo de la Alta Dirección (convicción e impulso desde “arriba”).

-  Muestra la relevancia de la participación de todas las áreas de la empresa en la gestión de la RSE.

-  La RSE imprime un cambio en la cultura empresarial y un cambio de mentalidad respecto al papel de la empresa en la sociedad.

-  La RSE llegará a los procesos operativos de la organización.

Por José Antonio Bautista

Utilizamos cookies propias y ajenas para facilitar el uso y elaborar estadísticas.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto